A-Kroll cubiertas automáticas de persiana para piscina, spas y tratamiento de agua

Preguntas frecuentes cloración salina

Preguntas frecuentes cloración salina

Todas esas preguntas, dudas y cuestiones frecuentes que nuestros clientes nos preguntan cuando se interesan por un sistema de cloración salina para su piscina.

¿Necesito un depósito de sal para instalar un clorador salino en mi piscina?

  

Sal para cloración salina 

Esta pregunta es muy recurrente entre los usuarios interesados en instalar un sistema de cloración salina para su piscina.

La respuesta es NO, no es necesario ningún tipo de depósito de sal para una piscina particular.

 

Toda la sal se añade inicialmente al vaso de la piscina ya que es necesario que tengamos entre 4 y 7 ppm de sal en el agua para generar el cloro que necesitamos.

En principio con la carga de sal que se realiza al inicio de la temporada es suficiente para todo el verano.

 

La sal no se gasta en el proceso de generación de cloro ya que es un ciclo cerrado en el que a partir de la sal y con la acción de las células de electrólisis, se genera cloro y al cabo de algúnas horas se vuelve a convertir en sal.

La sal que se gasta es por el agua que se tira cuando hacemos lavados al filtro y reponemos con agua nueva y por el agua que sacamos los bañistas cuando salimos de la piscina.

 

Tan sólo en instalaciones profesionales que se utilizan todo el año, puede ser interesante automatizar algún sistema para que se añada sal automáticamente a la piscina cuando caiga la concentración por motivo de las renovaciones de agua, pero aun así es bastante raro encontrar estos sistemas.

En definitiva, lo más importante es saber que la sal se echa directamente a la piscina y no es necesario ningún tipo de depósito.



¿Hay que estar echando sal constantemente al agua de la piscina cuando tengo cloración salina?

 

piscina-cloracion-salina-1

La respuesta es NO. La sal que se añade inicialmente a la piscina se mantiene en un ciclo cerrado en el que la sal se convierte en cloro y al cabo de unas horas vuelve a convertirse en sal.

La concentración de sal que debemos mantener en el agua está entre 4 y 7 partes por millón (ppm). Para que nos entendamos, tenemos que añadir entre 4 y 7 kilos de sal por cada metro cúbico de agua.

Si por ejemplo tenemos una piscina de 8x4m con una profundidad media de 1,5m tendremos 8x4x1,5=48m3. Por lo que tendremos que añadir un mínimo de 48 x 4 =192kg de sal y un máximo de 48 x 7 =336kg de sal.

Normalmente la sal se vende por sacos de 25kg así que en el primer caso añadiremos 8 sacos y en el segundo caso 14 sacos.

Nuestra recomendación es añadir siempre el máximo para que tengamos suficiente sal para toda la temporada de baño.

A lo largo de la tempora, con los lavados del filtro, las reposiciones de agua por evaporación, el agua que sacan los bañistas, etc., la piscina va reduciendo la concentración de sal.

Al inicio de la siguiente temporada, con la ayuda de un medidor estándar de sal (un colorímetro de tiras que se moja en la piscina) veremos qué concentración tenemos y añadimos la que falte para volver a comenzar con nuestro "banco de sal" a tope.

En el ejemplo anterior, si al medir la sal al inicio de temporada nos dice que tenemos 4ppm, eso quiere decir que para llegar a 7 nos faltan 3ppm. Simplemente multiplicamos 3 por los metros cúbicos de nuestra piscina,3ppm x 48m3 = 144kg, es decir unos 6 sacos de sal.

Cuando hablamos de un mínimo de sal es porque los cloradores salinos no pueden trabajar con menos concentración de 4ppm de sal para generar cloro y cuando hablamos de un máximo es porque la mayoría de cloradores salinos se estropearía si trabaja con mayor concentración de 7ppm de sal.

Nuestros cloradores salinos HIDROLIFE tienen un sistema de control digital de intensidad lo que les permite trabajar con cualquier concentración de sal por encima de 4ppm, incluso con agua de mar con más de 30ppm de sal. Por eso son tan apreciados en piscinas a pie de costa y terapéuticas que utilizan agua de mar.

Otra ventaja es que en una piscina particular podemos "sobresalar" el agua y así retrasar por más tiempo las reposiciones de sal.

¿Es el mismo cloro el de la cloración salina que el de las pastillas multiefectos?

 

Pastillas de cloroNo. Las pastillas multiefectos contienen además de cloro, otros aditivos como sulfato de cobre con efecto antialgas, ácido isocianúrico como conservante, agentes clarificantes, coagulantes, reductores de dureza cálcica, etc.

Todos esos componentes no serían necesarios si se mantuviese una tasa adecuada de cloro libre en el agua, además esos aditivos apenas tienen efecto desinfectante y restan poder al cloro, que es el que verdaderamente se encarga de mantener nuestra piscina limpia, clara y desinfectada.

Los aditivos que contienen las pastillas mulitefectos son acumulativos en el agua, sobre todo el conservante ácido isocianúrico, lo que llaman "cloro de disolución lenta" en realidad es el mismo cloro al que se le ha añadido este ácido isocianúrico.

Después de algún tiempo, la concentración de este conservante es tan alta que bloquea completamente el efecto del cloro dándose la paradoja de estar añadiendo cloro constántemente a la piscina y en los test, sale que no hay cloro libre. Todo el cloro que añadimos es "bloqueado" por el conservante y no hace efecto en nuestra piscina, por lo que veríamos que en poco tiempo se pondrá verde.

El cloro que se genera en un sistema de cloración salina es cloro puro, a partir de la sal, sin ningún tipo de conservante ni aditivo que modifique su poder desinfectante.

Aemás en el proceso de electrólisis salina se generan otros desinfectantes como el ozono y el peróxido de hidrógeno, que poténcian el efecto bactericida y clarificante del cloro.

Por lo tanto podemos decir que la desinfección que obtenemos con un clorador salino es superior a la que obtenemos con las pastillas multiefectos además de aportar muchos menos productos químicos al agua.


¿Hace el mismo efecto el cloro líquido que el cloro que se genera en la cloración salina?

 

cloro-liquidoNo. El efecto que tiene la cloración salina es mucho mayor que el cloro líquido añadido con bomba dosificadora.

La principal diferencia es que en el proceso de electrólisis salina, además de generarse el cloro desinfectante, se eliminan las "cloraminas" o el "cloro combinado" que es el verdadero responsable del olor a cloro, las irritaciones de ojos, piel y vías respiratorias.

El cloro líquido no elimina las cloraminas y éstas se acumulan en el agua, siendo la única manera de eliminarlo, vaciar parte de la piscina y reponer con agua nueva.

Este es el motivo por el que las personas que utilizan cloración salina afirman que ya no les escuecen los ojos ni la piel cuando se bañan en la piscina.

El cloro es el mismo, pero el efecto de la electrólisis se suma al del cloro obteniendo mayores ventajas.

 


¿Tendré menos irritación de ojos, piel y vías respiratorias con la cloración salina?

 

gota-agua-cloracion-salinaSi. Gracias al efecto que produce la célula de electrólisis, se destruyen las cloraminas que son las responsables de estos efectos indeseados.

Muchos usuarios es lo primero que notan cuando se bañan en una piscina tratada con cloración salina. "Parece que huele menos a cloro", "no se me reseca tanto la piel como antes", "no se me ponen los ojos rojos".

¿Cómo es esto posible si en definitiva estamos tratando la piscina con cloro?

El tratamiento de agua con cloro tiene muchas ventajas, pero una gran desventaja y es la aparición del cloro combinado. Es imposible evitar que se genere cloro combinado, pero gracias a la cloración salina, podemos irlo eliminando a la misma vez que generamos nuevo cloro libre.

Esta es la gran diferencia de la cloración salina, "el proceso de electrólisis" al que estamos sometiendo constantemente al agua y que consigue unos efectos que por si solo, el cloro sería completamente imposible.

Otro efecto colateral de la cloración salina es que la presencia de sal en el agua ayuda en el bronceado y es beneficiosa para algunas afecciones de la piel como la psoriasis.

Por eso le garantizamos que si instala un sistema de cloración salina, notará la diferencia.


¿Hay que seguir añadiendo otros productos al agua tratada con cloración salina?

 

Piscina cloración salinaUna piscina tratada con cloración salina tiene las mismas necesidades que cualquier otra piscina a nivel de equilibrio del agua.

Instalar un sistema de generación de cloro y eliminación de cloraminas basado en cloración salina no quiere decir que debamos dejar de controlar el pH o tomar medidas después de una llúvia de verano o seguir utilizando un producto antialgas si éstas aparecen.

Por lo tanto diremos que SI necesitaremos seguir añadiendo otros productos al agua de nuestra piscina, pero no como desinfectantes, sino como equilibradores del agua.

La cloración salina por si misma, tiene un efecto aumentador del pH, por lo que tendremos que corregir esta desviación cada cierto tiempo añadiendo pH- para mantener el equilibrio entre 7 y 7,3. Por eso es recomendable instalar junto con un clorador salino un sistema de regulación automática del pH.

Por ejemplo después de una lluvia de verano en la que ha caido barro a nuestra piscina, tendremos dos opciones, o añadir manualmente cloro al agua para que retorne rápidamente a sus niveles óptimos, o pondremos la depuradora en marcha durante más tiempo con el clorador salino al máximo de producción para generar ese mismo cloro pero a partir de la sal que tenemos en el agua.

Si nos han aparecido algas en la piscina, tendremos que añadir igualmente un producto antialgas para eliminarlas.

 

¿Es necesario cambiar la depuradora para instalar un clorador salino?

 

instalacion-hidrolife-2No. El sistema de depuración permanece igual, la bomba y el filtro quedan exactamente igual que antes ya que son completamente imprescindibles en cualquier sistema de depuración de piscinas.

En casi todas las piscinas particulares el clorador salino entra perfectamente dentro de la caseta enterrada de depuración.

En las piscinas públicas o comunitarias la depuradora suele estar en una sala aparte, de manera que siempre hay sitio para colocar las células de electrólisis y la caja de control electrónica.

La instalación de un sistema de cloración salina consiste en colocar en serie con el circuito de depuración y después del filtro, el tubo donde van insertadas las células de cloración salina, de forma que primero se filtra el agua y luego se hace pasar por el proceso de electrólisis donde se genera el cloro que es llevado inmediatamente a la piscina.

 

¿Vale el mismo clorador salino para una piscina pública que para una privada del mismo tamaño?

 

Imagen-hidrolife-industrialNo. El clorador salino de una piscina pública debe ser siempre mayor al de una piscina privada aunque tenga el mismo volumen de agua.

El tamaño de un clorador salino viene dado por la cantidad cloro que es capaz de producir por hora, es decir 15, 20, 50, 80gr/h, etc.

El mayor gasto de cloro en una piscina es el producido por los propios bañistas, a razón casi de 10gr de cloro por cada bañista, así que por ejemplo en una piscina particular de 75m3 en la que se baña una familia de 4 personas, tendrá suficiente con un equipo que genere 22gr/h, mientras que esa misma piscina utilizada como uso público por unas 20 personas necesitará al menos 50gr/h para garantizar la misma calidad de agua.

En los folletos publicitarios de muchos fabricantes de cloradores salinos indican unos volúmenes de agua recomendados para cada equipo, pero esas medidas son solo válidas para un uso privado, nunca público.

Una piscina de uso público además de gastar más cloro, genera muchas más cloraminas y hace falta una célula mucho más potente para eliminarlas.

Tenemos muchos ejemplos de cloradores salinos que se han instalado en comunidades de propietarios y que no son capaces de generar ni la mitad del cloro que consume la piscina y esto es debido a que se han instalado atendiendo exclusivamente a las recomendaciones del "catálogo comercial" para piscinas particulares.

Si Ud. gestiona una comunidad de propietarios y está interesado en implantar cloración salina en su piscina, póngase en contacto con nosotros y le orientaremos sobre el equipo que necesita.

 

¿Es necesario instalar algún complemento adicional al clorador salino en una piscina de uso público?

 

Perspectiva_7Si. En una piscina de uso público podemos tener grandes picos de utilización y también periodos prolongados de descanso. Así que los requerimientos de cloro en el agua pueden variar muy rápidamente.

Para responder a esta demanda cambiante se recomienda instalar una sonda que mida la cantidad de cloro libre en el agua y ponga en marcha en marcha el clorador salino cuando sea necesario.

Por el contrario, durante los periodos en que apenas hay bañistas en el agua, el sistema puede detener la producción de cloro para no tener un exceso de desinfectante y además prolongar la vida de la célula de electrólisis.

Se pueden instalar sondas de potencial REDOX, que aunque no miden directamente el cloro libre en el agua, si nos informan entre la relación entre agentes contaminantes o (REDuctores) y agentes desinfectantes (OXidantes) que en definitiva está relacionado con con el nivel de cloro en el agua.

La opción más profesional es instalar una sonda amperométrica de medición de cloro libre.

También es recomendable instalar un sistema que controle el pH y lo mantenga siempre estable.

 

¿Cada cuanto tiempo hay que cambiar la célula de electrólisis?

 

celula_cloracion_salinaDepende del uso que le demos a la piscina y la calidad del equipo que hayamos comprado.

La célula de electrólisis es el corazón de un sistema de cloración salino y también es el elemento que sufre mayor desgaste.

Los fabricantes ofrecen el dato de la duración en horas de funcionamiento, aunque este dato puede variar dependiendo de los ciclos de autolimpieza que haya sufrido la célula.

Nuestros sistemas tienen una duración garantizada de 5000h, lo que quiere decir que si tuviésemos el clorador salino 8h funcionando durante 120 días al año, nos duraría unos 5 años. Los equipos HIDROLIFE tienen un contador de horas dentro de su sistema interno de control para que los usuarios y el fabricante puedan tener la garantía de que se cumplen los tiempos de funcionamiento prometidos.

Existen otros parámetros externos que pueden influir también en la vida de la célula de electrólisis, como la dureza del agua. A mayor dureza, más cantidad de cal y más ciclos de autolimpieza habría que hacer. Éstos ciclos reducen la vida de la célula, por eso en nuestros sistemas podemos configurar la periodicidad de los ciclos de limpieza en función de la dureza del agua, para prolongar al máximo la vida de la célula de electrólisis.

Una vez agotada la vida últil de la célula de titanio, debemos sustituirla por otra nueva.

Los equipos HIDROLIFE pueden presumir de que tienen el precio de la célula de recambio con el precio más competitivo del mercado gracias a que están fabricadas en España.

 

Solicite más información sobre este producto

Nombre*:
Apellidos*:
Localidad:
Província:
E-Mail*:
Teléfono*:
Código Postal*:
Comentarios*:
Para prevenir el spam

introduzca el texto en el casillero:

A-Kroll Proyectos Integrales, S.L. Todos los derechos reservados.